Comprar en China, la bolsa y Xi Jinping

¿Te ha parecido útil este contenido? Déjanos tu valoración.

La primera pregunta que nos llega por todas partes es: ¿Qué vais a hacer en Atlas Overseas ahora que la Bolsa china ha sufrido tanto? ¿Seguiréis con vuestras actividades de comprar en China o cambiaréis de estrategia?

Queremos empezar por tranquilizar un poco a las masas: a la mayoría de clientes y empresas que solicitan nuestros servicios de importación de mercancías desde China no les afecta para nada la caída de la bolsa: China seguirá exportando como ha hecho durante los últimos años y hace falta mucho más que un percance económico para que eso cambie.

Así que, para todos aquéllos preocupados por las recientes noticias económicas chinas: haya paz. Decía Nietzsche que “lo que no te mata, te hace más fuerte”. Bueno, no lo decía así exactamente, pero es el mensaje principal. China va a salir muy reforzada de este bache, debido a la aplicación de nuevas políticas, como trataremos en unas líneas.

Quizá haríamos mejor en centrarnos en los problemas gravísimos que tenemos en nuestro propio país antes que en mirar fuera a ver qué hacen otros.

La cosa es que ante las últimas noticias relacionadas con la caída de la bolsa china, era de esperar una rápida reacción por parte del Gobierno del gigante asiático, que a diferencia del europeo tenía mejores cosas que hacer que andar peleándose con otros (como establecer un nuevo sistema económico).

Xi Jinping, presidente chino, ha demostrado tener un sueño socialista que detallaremos a continuación. Sin embargo, antes de empezar estaría bien un poco de contexto.

La globalización económica ha permitido el proceso de integración de más de 200 países y regiones que contienen a más de 7 billones de personas. China es a día de hoy no sólo el país más poblado, sino también el mayor comerciante y la segunda mayor economía global, pudiendo convertirse en la primera en el futuro.

comprar en china xi jinping

Xi, en un reciente acto.

Es en este contexto que el presidente Xi Jinping ha propuesto un nuevo estilo de diplomacia centrada en un sistema en el que todos salgan ganando. Esto muestra que China tiene la voluntad y la competencia necesarias para promover la paz y el desarrollo mundiales, y pronto el mundo adoptará este sistema del mismo modo que se adoptan las nuevas tecnologías que se pueden comprar en China.

Este sistema de beneficio mutuo se puede explicar en siete partes:

La primera: busca establecer un nuevo modelo de relaciones internacionales con una cooperación de beneficio mutuo como base. Xi ha dicho que debemos adherirnos a la cooperación beneficiosa, buscar un nuevo modelo de relaciones internacionales basado en ello, comenzar con la estrategia de mutuo beneficio en la apertura, y reflejar esta idea en los intercambios globales en materias de política, economía, seguridad, cultural, etcétera.

La segunda: el objetivo del sistema es la colaboración con otros países de forma que se desarrolle una economía abierta global que potencia el desarrollo común. China debería tomar la iniciativa y comenzar la construcción en casa, compartir sus oportunidades con otros países, combinar sus intereses con los de otros, mejorar los puntos de convergencia de dichos intereses comunes, y promover el desarrollo común y la prosperidad a través de la apertura y de la cooperación.

La tercera: el sistema permitirá a China trabajar más intensamente con la comunidad internacional para atajar el común problema de las amenazas no tradicionales, desde el cambio climático hasta el terrorismo, el crimen cibernético, epidemias, luchas contra desastres naturales, etcétera. China debería ser un apoyo mundial y ser los primeros en ofrecer ayuda al resto de países en desarrollo.

La cuarta: bajo el sistema de beneficio mutuo, China deberá participar plenamente en el gobierno global y tomar responsabilidades y obligaciones internacionales. En el caso de organizaciones internacionales como Naciones Unidas, China debería tomar un rol más activo, participar más vigorosamente en los asuntos internacionales, y proponer más y mejores planes para asegurarse de que se convierten en parte del plan mundial como algo más que la fábrica o que el vendedor del mundo.

La quinta: El sistema prevé que China colabore con Estados Unidos para consolidar el “nuevo tipo de relaciones entre gigantes” entre los dos países. China debería seguir un principio de coexistencia pacífico sin conflictos ni confrontaciones, sino dotado de respeto mutuo y de cooperaciones beneficiosas para ambas partes. Según Xi, esto además debe incluir mantener una paz sincera e impulsar desarrollo común a la vez que perseguir una integración más extensa y profunda entre las naciones.

La sexta: El sistema de beneficio mutuo promoverá intercambios entre todos los países y regiones para llegar al progreso común de todas las civilizaciones humanas. Dichas civilizaciones se desarrollarán a través de intercambios y aprendizaje mutuo, lo que impulsa el progreso humano y el desarrollo pacífico. Para promover dichos intercambios se necesitan tanto una actitud como unos principios correctos.

La séptima: El sistema facilitará el desarrollo humano inclusivo en cinco áreas mediante una mayor colaboración en el crecimiento económico mundial por parte de China. Estas áreas son la promoción de la integración económica, el libre comercio, la inversión necesaria para el dicho crecimiento, el advenimiento de la llamada “revolución verde” (es decir, ahorrar energía, reducir las emisiones…) y promover el desarrollo equitativo mundial mediante una reducción de la brecha de desarrollo Norte-Sur.

Este sistema de beneficio mutuo se halla tanto en el núcleo como en los intereses a largo plazo del pueblo Chino, así como en el resto del mundo.

Este sistema podrá ser más o menos posible, dependiendo ya de la voluntad de según qué naciones a cooperar mutua y pacíficamente, pero hay dos cosas que no podemos dejar de tener en cuenta:

La primera es la innegable influencia china sobre el mundo. Todos los países se ven obligados a comprar en China gran parte de sus recursos y tecnología, y un gran número de los mismos dependen de su estatus político y económico. Si China aprieta con nuevas políticas, el mundo tendrá que reaccionar… y tenemos nuestras dudas de que vaya a ser en contra, dada la gran relación de interdependencia existente.

La segunda es que muchos países estarían más que dispuestos a dichas relaciones, y como ya hemos dicho en este blog, algunos ya han comenzado. Se hace fácil visualizar un efecto dominó a medida que más y más países se unan a este sistema.

 

Como siempre, quedará por ver el efecto que pueda tener este sueño socialista.

Por Atlas Overseas el 22/22/2016